Triduo (día 1ro) 

Beata María de San José

 

 

Oración inicial:


Oh Padre amorosísimo, que nos has dado a tu Hijo para el perdón de los pecados y para nuestra salvación, me arrepiento sinceramente de haberte ofendido; te pido perdón en nombre de tu divino Hijo y prometo firmemente no apartarme jamás de Ti. Recordando las virtudes de la Beata María de San José, quiero, como ella, vivir las exigencias del bautismo. Por su intercesión te ruego me concedas la gracia especial que te pido en este triduo.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Día primero:


La virtud de la caridad consiste en amar a Dios sobre todas las cosas por Él mismo y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor de Dios.
La beata María practicaba esta virtud en grado heroico: todo lo que decía y hacía era por puro amor al Señor a quien no era capaz de disgustar en lo más mínimo: "No temo a nada, sino a desagradar a Dios". A medida que crecía su amor a Dios, crecía su caridad y dedicación al prójimo, sobretodo a los ancianos, enfermos y huérfanos. En ellos veía, amaba y servía a Jesucristo. Llevada por este amor fundó una congregación para la atención y cuidado de los mismos: "Los desechados de todos, son los nuestros; los que nadie quiere recibir, ésos son los nuestros".
Alcánzanos, beata maría, la gracia de dedicar también nuestras vidas al amor de Dios en la caridad y servicio de nuestros prójimos, especialmente los más indigentes y marginados. (Pídase la gracia especial).

Padre Nuestro, avemaría y gloria.
Beata María de San José, ruega por nosotros.



Oración final:


Dios omnipotente y eterno que nos has dado en la Beata María de San José un modelo de amor a los huérfanos y ancianos abandonados, haz que siguiendo su ejemplo, reconozcamos en los pobres y marginados a tu Hijo Jesucristo y logremos servirle con el mismo amor con que ella les sirvió.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.