2. Qué anhela o quiere para su Congregación.


Dejaré que ella misma lo exprese:

* Mi deseo ardiente , el único que ha abrasado mi pobre corazón es el que sepáis amaros unas a otras... ¡cuánto os he amado y cuánto he deseado vuestra santificación!.. Amemos, pues, amemos a nuestras Hermanas...Amaos las unas a las otras.

* ¡Oh, sublime caridad, sé tú el norte que guíe a nuestras Hermanas!

* ¡Oh, Espíritu Santo! Llenad a nuestras Hermanas de tu amor. Dales la CARIDAD que tanto necesitan para saber amarse y sufrirse con amor. Danos a todas el verdadero espíritu de religiosas, y transformad nuestra humilde Congregación en una Congregación santa y muy humilde.

* Mi esposo divino y esposo de mis amadas hijas: Infúndeles la caridad. Deseo...mi deseo de 29 años: verlas a todas encendidas en la caridad más perfecta. ¡Ay, Mi Jesús!

* ¡Ay, Jesús mío, que trabajemos en verdad por nuestra santificación!

* Hijas de mi virginidad, ¡Cuánto las amo!... Dales, oh, mi Jesús, el verdadero espíritu religioso... son las hijas de mi corazón, ¡las amo tanto, Jesús mío! Acepta, te lo suplico el sacrificio de mi vida por el bien espiritual de las Hermanitas mías.

* Santa Teresa de Jesús, rogad por esta humilde Congregación, aún en pañales... Necesita almas de temple, espíritus dispuestos al sacrificio... Serafín del Carmelo, animad nuestras almas y enseñadnos las grandes virtudes que el celestial esposo os enseñó y que tanto necesitamos, sobre todo esta tu amante devota.

* Sin la HUMILDAD no podemos llegar a la perfección.

* El orgullo no le deja seguir la inclinación que el Divino Espíritu desea. Busque el tesoro de la humildad, que sin ella y los sufrimientos no hay cielo.

* Quiero, mi crucificado esposo, que todas mis hijas conserven en nuestra Congregación a través de los siglos, el recogimiento, gran silencio y mucha oración como preparación al gran día de la resurrección.

Conclusión:

En relación a lo que anhela o quiere para su CONGREGACIÓN, está claramente expresado: Quiere hijas "en verdad santas", de "verdadero espíritu religioso". "Cuánto he deseado vuestra santificación" Para alcanzar esta gracia ha ofrecido su vida en holocausto a Dios.

Y ¿cuál es el acicate de esta anhelada santidad? El amor indivisible a Jesús Esposo: "¡Pobre Jesús que parece no bastarle a algunas de sus esposas! Si él ocupara el corazón de un todo, NADA NOS DETENDRÍA EN EL CAMINO DE LA VIRTUD. Por eso debemos tratar de amarlo y mucho, para que solo él y él sólo ocupe nuestro corazón. Lo que pasa es que no amamos a Dios como debemos. ¡Qué grande es el amor de Dios!"

En sus cartas, insiste: "Toda de Dios hasta la muerte? ¿Mas fervorosa y más sufrida? Cada día debemos tratar de subir un peldaño más en la vida religiosa".

¿Qué virtudes desea que caractericen a su Congregación?.

La abnegación, la humildad y la caridad fraterna, como genuina expresión del amor a Cristo Sacramentado, "a quien debemos amar sin límites", como auténticas esposas.