1. Presencia de Dios


"Anda en mi presencia y serás perfecto", dijo el mismo Dios al patriarca Abraham" (Génesis 17, 1).

Consiste este ejercicio en "considerar con la máxima frecuencia posible que Dios está presente en todas partes, y muy particularmente en nuestro corazón, y en consecuencia, hacer todas las cosas bajo la mirada de Dios". Es decir, Dios preside en cada momento cuanto hacemos o pensamos. Y no se trata sólo de una simple devoción; es verdad de fe.

Vivir en la presencia de Dios es vivir en oración.

Era éste un ejercicio preferido de la Madre María, que renovaba continuamente durante el día en medio de sus múltiples ocupaciones, al sonar la campanada del reloj cada cuarto de hora; del mismo modo mediante frecuentes y amorosas jaculatorias.

La fidelidad a esta práctica representaba para ella consecuencias de importancia:

* La mantenía vigilante para evitar la menor falta deliberada. Cuando nos advertía sobre alguna falta, solía decirnos: -Esto le pasó por no andar en la presencia de Dios.

* Procuraba realizar sus actividades con la máxima perfección y orden.

* Observaba exquisita modestia y compostura, acompañada de tal mansedumbre que inspiraba respeto y amor. Cuando en ocasiones la encontrábamos por los corredores de la casa en Maracay, al menos las jóvenes no nos atrevíamos a "interrumpir" aquel especial recogimiento que usualmente expresaba con la mirada baja y la mano derecha sobre el pecho, con gran sencillez. Lógicamente, esta actitud correspondía a los días y tiempos de silencio. Las recreaciones diarias y festivas en las que ella siempre participaba, eran muy amenas.

Este ejercicio de la presencia o "inhabitación" de Dios en nosotros, pronto se convirtió en un hábito de íntima comunión con Dios, de contemplación, que la llevaba a descubrir la presencia divina en todas las cosas y sucesos. ¡Cómo se elevaba a Dios a través de las criaturas! ¡Cómo disfrutaba contemplando la naturaleza! El mar, la neblina, los paisajes, el firmamento. En todo admiraba la grandeza del creador. En el ser humano, los animales, las plantas.